domingo, septiembre 24, 2006

La Revolución de los Emprendedores Sub 30












Dedicado a todos quienes nos vislumbramos como potentes empresarios y a aquellos que ya lo son, ¡sigan su exitoso camino!.


By Roberto Méndez.


Más y más jóvenes están prefiriendo emprender sus propias iniciativas, antes que integrarse a un empleo tradicional. El fenómeno no es sólo en grupos de profesionales o en los grupos socio-económicos altos. En el caso de los jóvenes, muchos muestran un cierto rechazo a incorporarse al mercado laboral tradicional.


La idea de pasar 30 años o más en una empresa, con horario fijo, con 15 días hábiles de vaciones al año y con una escala de ascenso muy lenta, no corresponde a la visión de la vida de los jóvenes. Esto se traduce en que algunos demoran su incorporación al mundo laboral y si pueden manejarse económicamente (usualmente a costa de los padres) se dedican a viajar, prolongan su educación, prefieren dedicarse a labores sociales, en instituciones como el Hogar de Cristo, Un Techo Para Chile, u otras similares. El objetivo es postergar, todo lo que sea posible, este temido ingreso a la camisa de fuerza.

Por supuesto en otros jóvenes, quizá la mayoría a nivel nacional, la dificultad económica está en encontrar un empleo, especialmente en los grupos más pobres y de más bajo nivel educacional, y en estos casos la actividad empresarial es una forma obligada de ganarse la vida. Pero son muchos los jóvenes que pudiendo optar por un cargo en una empresa, prefieren evitarlo.

¿Qué hay detrás de este fenómeno? Los motivos de los jóvenes son diversos. Para algunos, se trata simplemente de ambición e ímpetu juvenil. Creen que, independientes, pueden alcanzar más éxito en menos tiempo. Otros, más que el éxito, valoran la flexibilidad de ser independientes. Disfrutan del hecho de tener su propio horario, y no tener que responder a un jefe.
Esto se da especialmente en las mujeres; para ellas, la valoración de la flexibilidad es muy alta, especialmente cuando tienen que combinar la maternidad con el trabajo. Es una muestra de rechazo a la inflexibilidad de nuestro sistema laboral. Todo eso en la legislación laboral chilena es imposible. Y en consecuencia, hay una actitud de rechazo de los jóvenes a esta visión del trabajo y de la relación laboral.

Pero hay más. El mundo empresarial chileno es bastante autoritario y los jóvenes de hoy tienen un rechazo a las relaciones de ese tipo, a las comunicaciones en una sola dirección. Valoran ser sus propios jefes, o trabajar en grupos de iguales, con relaciones más horizontales, con decisiones democráticas.

Hay una cuestión de fondo: las empresas chilenas no han evolucionado su estilo. Si uno va a Estados Unidos, por ejemplo al área informática, en las empresas computacionales, aún las más grandes, como Microsoft o Yahoo, predomina un clima de emprendimiento, de horizontalidad, que no es el caso en Chile. La burbuja tecnológica de finales de los 90 dejó en muchos jóvenes la idea de que es posible crear riqueza y negocios sobre la base de buenas ideas y esto se ha extendido a otras áreas como servicios, agrícolas, comerciales, pequeñas industrias, y muchas otras.


En el concurso "Jóvenes Empresarios" aparece una abundancia de gente con proyectos muy creativos, originales, pero que sobre todo nos muestran un gran espíritu empresarial. Es de esperar que esto se extienda a muchos sectores socioeconómicos, porque, sin duda, es una forma de desarrollo que crea riqueza, oportunidades y bienestar a muchos.
Es el tiempo de la diversidad. No debiera extrañarnos que los jóvenes rechacen, horrorizados, la perspectiva de un empleo de ocho horas diarias para los siguientes 30 o 40 años de sus vidas. Quizá lo preocupante sería, justamente, lo contrario.


Revista El Sábado, El Mercurio.

23 de septiembre de 2006.

1 comentario:

gonzalo311 dijo...

.
..
...

que buena nota, encuentro que eso de la camisa de furza es evidentemente real y tiene completo asidero en mi vida, yo trato y trato de postergar una etapa que inexorablemente llega con los años, las responsabilidades, hijos, etc, etc, en fin...

saludos

...
..
.