miércoles, julio 05, 2006

Presencia en América Latina



  • La mujer desnuda de América, la bandera blanca de Puerto Rico, la primera pincelada, algunos extraños símbolos.
  • A 40 años del inicio del mural de la Casa del Arte y a 20 años de la muerte de su autor, el artista González Camarena, esta obra sigue originando curiosas crónicas urbanas.

La mujer más famosa de Concepción está desnuda. El poeta Gonzalo Rojas diría que nuestra putidoncella es un aire de vida en una ciudad para muchos conservadora. La musa del mural "Presencia de América Latina" tiene ese guiño y a 40 años de su realización sigue generando curiosos mitos urbanos.

Pero la obra artística más emblemática de la ciudad tuvo varios protagonistas y son otros también sus secretos. El mural de la Casa del Arte de la Universidad de Concepción fue realizado por González Camarena, muralista mexicano que falleció hace 20 años y que en ese entonces rozaba los 52 años de edad. Hace 40 años, en noviembre de 1964, comenzó este trabajo que demoró cinco meses y entre sus ayudantes tuvo al actual curador de la Pinacoteca, el pintor Albino Echeverría.

Ella y ellos

En ese entonces, Alicia Cuevas era una joven atractiva. De la casa de Orompello, la musa del mural sirvió de inspiración al maestro González Camarena. Un sábado en la mañana se desnudó frente al muro universitario y se le tomó una fotografía instantánea. La idea era que la modelo desnuda fuese de tamaño real. Y así fue. El magnífico dibujo del mexicano Javier Arévalo inmortalizó su estatura (y su bata desplegada) sobre el mapa de América.

Ellos (González Camarena, los cinco ayudantes y un auxiliar) también tienen su retrato. En realidad, en un rincón oscuro se aprecian sentados. Solo siluetas, pero uno aparece con cuernos. Se trata de un auxiliar ("chico" Rodríguez) que tenía pesadillas y soñaba con el diablo. El maestro Camarena le puso "Don Sata" y lo pintó detrás con unos pequeños cuernos.

Otras curiosidades son más bien políticas. Es imposible que no existan en un mural de cierto carácter épico. En el fragmento de las banderas, Puerto Rico es representado con un emblema en blanco. Para el autor del mural, Puerto Rico al convertirse en Estado asociado de Estados Unidos había perdido su bandera.

Ojos bien abiertos

Menos explícitos son otros símbolos. En la parte superior, cerca del cactus, Javier Arévalo inscribió dos letras de significado oculto. Albino Echeverría desconoce su sentido. Es una especie de triángulo además de una "f" y una "d", como si fueran símbolos masónicos. Es un misterio.

Otros signos en clave se ubican sobre una de las paletas del cáctus. Se trata de dos letras entrelazadas, algo así como "DC". En realidad, así se pintan los cuatro puntos cardinales en códice mexicano. Hablando de esa cultura, los rostros femeninos del mural destacan por sus bocas. Es una característica de la pintura de González Camarena y refiere a la boca de jaguar propia de la cultura olmeca.

En el mural, a micro escala, es posible apreciar en un rincón cerca de la escalera, una breve pincelada de Eva Sámano de López Mateo, esposa del presidente mexicano de la época. Ella vino mucho antes de que partieron los trabajos del mural. Fue una "primera piedra" simbólica. El muro estaba en bruto, imprimió una pincelada roja que se conservó. Claro, que la placa recordatoria de este regalo mexicano viene con la rúbrica de un presidente posterior. No de Adolfo López Mateo, sino de Gustavo Díaz. Por eso, los presidentes siempre deben cuidarse de los plazos.

No eran bohemios

Albino Echeverría es tajante. El tenía 35 años cuando colaboró con el mural y asegura que ninguno de los artistas que allí trabajó "practicaba la bohemia". Hubiese sido imposible. Despertaban con la luz del sol, porque la Casa del Arte en esa época no tenía luz artificial y había que aprovechar la luz natural para pintar. Incluso, muchos sábado tampoco se salvaron del trabajo.

Eso sí, no todo era solemnidad. Había tiempo para el humor. "Quien venía con mucha frecuencia era Gabriela Esquiavi. Entregaba una cuota de alegría muy grande, se encaramaba en los andamios, era muy guapa y jovensísima", recuerda Echeverría.
En realidad, agrega, había "una especie de alegría mientras se trabajaba. Camarena cantaba. No era muy variada su temática. Era una sola canción. Yo la aprendí en México cuando hicimos con él un mural en el Museo de Antropología. Hacía la segunda voz. Creo que la canción se llamaba "Cuando salgo a los campos". Nunca la he vuelto a oír".

A cinco manos

En este mural a cinco manos, distintos son los estilos y aportes. Desde el realismo del desnudo, a elementos surrealistas como los cuatro ojos de un rostro y juegos cubistas hacia el tramo contiguo a la escalera de la serpiente. Aun así, resume el actual curador de la Pinacoteca, el mural conversa su unidad.

Este relato que narra la historia del continente, la conciliación de distintas culturas, sus episodios oscuros y luminosos, siguen dialogando desde Concepción. Y como esta crónica urbana ha sido de curiosidades, termina con un rastro lúdico e inconcluso. Bajo la garra del cóndor se dejó una parte inconclusa. Una mancha gris, que debía ser roja y que aparece como sin terminar. Cuando se terminó el mural, los artistas ayudantes retrocedieron para una probable última pincelada. Casi al unísono vieron ese vacío y se dispusieron a pintarlo. González Camarena los detuvo: "Lo dejé premeditamente para que la gente diga "ahí no se terminó". Ahora, podríamos decir que siempre hay espacio para el juego que no termina.


Por Marcelo Sánchez Rojel



4 comentarios:

MarcoGRD dijo...

o tambien eso d echeverria es asi como ep pues ha sido muy importante para latinoamerca

Cristian dijo...

Es increible que desde que estoy en la UdeC solo he ido a la Pinacoteca 3 veces. Me da lata reconocerlo, pero es asi.

De a poco, y concientemente, voy a cambiar esos malos habitos.

Saludos
Cuidate

Anónimo dijo...

Super interesante el articulo. Faltaria añadir que para los rostros femeninos Camarena uso' los bellos rasgos de su musa y amante, la modelo tlaxcalteca Victoria Dorantes.

Victoria tambien aparece retratada en su cuadro “La Patria" que aparece en la portada de los textos escolares mexicanos.

http://www.tlaxco.gob.mx/images/victoria.jpg

εïз..·´¯'Anais..·´¯'εïз dijo...

he revisado tu link, y realmente se parece mucho a la mapuche del mural. Gracias por el aporte.

Saludos!